viernes, 10 de agosto de 2012

Sarah McCarty - Promesas



1.- Promesas que Unen. 
Asa sueña con unas tierras que pueda llamar suyas, una esposa y el respeto que viene aparejado con todo ello. El hecho de casarse con Elizabeth puede haber comenzado como un mero medio para alcanzar sus fines, pero ni los sueños más delirantes de Asa lo han preparado para la excitante aventura de descubrir a la apasionada mujer que se esconde bajo el pulcro y estricto aspecto de su esposa. En esta novela de cinco estrellas, McCarty nos presenta un hombre que se abre camino utilizando la persuasión en lugar de la coerción. ¡Y créanme, Asa puede ser muy persuasivo!
2.- Las Promesas se Cumplen. 
El ser secuestrada en un burdel puede cambiar drásticamente a una mujer. El día que Mara Kincaid escapa del Emporio del Placer, se promete a si misma que rehará su vida. Reconstruir su vida no le resultará fácil porque a los respetables ciudadanos no les gusta las almas caídas, aunque se hayan reformado, pero ella es una Kincaid y a los Kincaid se los conoce por su terquedad. Mara tiene éxito hasta que el conocido ex-comisario Cougar McKinnely llega a la ciudad. Alto, oscuro como el pecado y con una reputación tan mortífera como el cuchillo que lleva atado a la cintura, McKinnely es de los que sabe lo que quiere. En condiciones normales, Mara debería temblar cuando él se le acerca. Pero, cuando el poderoso mestizo clava sus dorados ojos en ella, no es el miedo el que hace temblar a Mara, mas bien el deseo abrumador de ser la clase de mujer que Cougar necesita para satisfacer sus más profundos deseos.
3.- Promesas que Prevalecen.
Viuda y estéril, Jenna ve a la recién nacida abandonada en el umbral de su puerta como un regalo de incalculable valor digno de cualquier sacrificio, y sabe que necesitará un marido para poder mantener al bebé. Pero nada la ha preparado para el hombre que se ofrece para el puesto. Grande y oscuro, exudando una intensidad letal, Clint McKinnely le daría miedo incluso al mismísimo diablo, y por supuesto que le produce temor, pero Jenna pronto descubre que el hombre detrás de esa terrible reputación es un hombre en el que se puede confiar. Endurecido por las decisiones que ha tenido que tomar en su vida, Clint busca una razón para poder seguir viviendo. Y la ha encontrado en Jenna Hennessy. Exuberantemente rellenita, dulce y tímida, le atrae en todos los sentidos. Y cuando ve que Jenna podría perder a la hija que tanto ama por la falta de un marido, da un paso al frente. Llevar a Jenna a su hogar le proporciona a Clint la paz que nunca ha conocido, y aunque trata de descubrir los secretos que pueblan las pesadillas de Jenna, se guarda una parte importante de sí mismo, porque sabe que ese matrimonio es temporal ya que hay pecados que un hombre no puede esperar que su esposa perdone.
4.- Promesas que Atan. 
Él es un hombre que vive bajo su propio código. Ha dejado tras de sí un rastro de corazones rotos, huesos destrozados y leyes quebrantadas. Pero cuando entregue su corazón a la mujer adecuada será con una condición: que ella jamás rompa el suyo... Evie Washington, una pintora que nunca ha tenido aspiraciones matrimoniales, se ve obligada a casarse cuando admite haber tomado como modelo para su último cuadro al atractivo reverendo Swanson, aunque para ello tenga que sacrificar aquello que más valora: su libertad. Para Brad Swanson ser reverendo no es más que una fachada, una farsa para eludir la ley. Ahora que ha sido condenado por el único crimen que no ha cometido, si no quiere admitir su verdadera identidad y cambiar el alzacuellos por la soga tendrá que aceptar desposarse con Evie. Está claro que compartir cama con esta rebelde belleza no debería ser precisamente una tortura… y podría ser la clave para poder hacer de él un hombre honesto.

Descargar. Opción 1. (10299)
Descargar. Opción 2.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...